jueves, 12 de enero de 2012

Escribir, solo por escribir.

Corazón, labios, ojos, pecho, sangre, rosas, oscuridad...
Fuente alimentaria de mi vida, de mi inspiración.

Sí, desearía que me recordaran como 'el patito feo', oscuro, especial, fuera de lo común...

Como la persona que en vez de hacer lo que debía, se dedicaba a escribir.
Como la persona que clavaba espinas de rosas en su piel.
Que bañaba sus escritos en sangre.
Que siempre hablaba del corazón.
Que se escondía en la oscuridad.
La persona que hacía de los ojos, los labios, y el pecho, las cosas más bonitas del cuerpo humano.

Besos que se mezclan con sangre.

Rosas que rompen corazones.

Ojos que acarician un pecho, en la oscuridad.

Amor... odio.
Palabras, sentimientos dominantes en mi vida.

Pero siempre, siempre hay algo más. Algo que sin querer, dejo en el olvido por unos instantes.
Las lágrimas...
Que envuelven mi vida como si de mi propia piel se tratara.
Haciendo que cada vez que rozan mi rostro, me provoque una confusión emocional increíble.

Corazón, labios, ojos, pecho, sangre, rosas, oscuridad, y... lágrimas.
Expresando mis ideas, dejando libre a mi imaginación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.