martes, 23 de febrero de 2010


Imaginándome a mi misma en un bosque, a la oscuridad de la noche y la poca luz radiante de la preciosa luna.
Lloviendo...y con un olor a humedad increíblemente cierto.
Me imagino con unos pantalones negros y sin camiseta después de haberme desgarrado y clavado las uñas en la piel.
Con los cabellos chorreando y el agua goteando en mis hombres y mi espalda. Pero el agua de la lluvia...no es la única goteando en mi piel, también resbalan por mi cara las lagrimas del fin.
Dando vueltas sin poder salir del "agujero negro" en el que me he sumergido.
Me apoyo en un árbol y caigo irrefrenablemente al pasarme un escalofrío desde la nunca a las orejas pasando por todos los nervios de mi cuerpo haciendo temblar mis piernas...
Me encojo pensando que el frio va a conseguir paralizarme y congelar mi corazón oscuro.
De repente paro de imaginar al oír mis propios gritos ahogándose en la soledad y la oscuridad que yo misma me he construido.
Siempre...atormentada hasta la eternidad...

lunes, 8 de febrero de 2010


Quiero...ser yo misma. Quiero poder amar sin rencor, con pasión, a lo grande, amar con tranquilidad.
Quiero sonreír sin que nada me haga gracia, sonreír en medio de la oscuridad, en medio de la nada, y sentir lo que se siente...
La vida me arrebata todo segundo a segundo, como...me arrebató a la "princesa" que se perdió en el camino hacia mi vida...Y...quiero poder sentir el calor de una persona rozándome sin tener que tener que dar explicaciones a nadie del por qué. Y...llegar a rozar el alma de una persona, o...poder tocar a un ser humano con mis insignificantes manos sin tenerle que temer a nada, sin tener que llorar por sentirme culpable de hacerlo, y...sentirme bien.
Yo...quiero acordarme de que existo, alcanzar a esta alma persistente, amar a mi ser, vivir sin estacas en mi piel…

viernes, 5 de febrero de 2010



Veo la lluvia caer por la ventana...y pienso...que nunca va a parar...que va a inundar la ciudad... Y siento que comienzo a sangrar...y que la herida que ella estaba a punto de cerrar se abre.
Y entonces me viene a la mente su rostro...su cabello...sus manos...sus ojos...sus labios...su piel...su cuello...y...al recordar su cuello...siento un escalofrío.
Yo...no vivo por existir...sino por ella...vivo porque ella vive...sonrió porque ella sonríe...respiro porque ella lo hace...aunque cuando la tengo cerca me es difícil hacerlo...
Y entonces recuerdo su mano en mi pecho...y cuando yo me agitaba e intentaba respirar más lento...intentaba controlar los latidos de mi corazón para no quedarme helada... Pero su mano roza mi piel...y me quedo quieta unos segundos...y pienso que me gustaría que fuera para siempre. Pero el reloj...marca la hora de irse...llegó la hora de marcharse...y dejo de sonreír...dejo de soñar...y dejo de respirar, simplemente porque ella se ha ido...
Si recuerdo esto...seguramente es porque la quiero.
Y por fin deja de llover...y yo...dejo de sangrar.

miércoles, 3 de febrero de 2010



Miro hacia la torre del reloj que marca las 5 en punto de la mañana. Las calles aún están oscuras...que ilusa...
La lluvia empapa mi rostro, las gotas de agua recorren mi ropa goteando desde la punta de mis cabellos.
Como mucha gente habrá hecho alguna vez tiro la cabeza hacia atrás y espero a que caiga una sola gota en mi boca....pero...cae en mis labios, los cierro y saboreo la lluvia, tiene un sabor...peculiar.
Comienzo a caminar hasta la playa...aún se pueden ver las estrellas y la luna preciosa, y puedo apreciar las olas chocando contra las gigantes olas que la rodean...como un animal chocando contra su jaula queriendo salir...
Me desnudo quedándome en ropa interior y acaricio muy despacio el agua...sintiendo cada ola rozando mis piernas...mis manos...mis pechos...
Sencillamente...escalofriante.

Seguidores

Reloj digital.