martes, 20 de diciembre de 2011

Solo sentimientos.

Voy a escribir esto para que de alguna manera quede marcado en algún lugar, puesto que no acabo de entender que realmente, esto es real.
Mi vida ha sido algo complicada en varias facetas, puesto que yo… soy complicada (cosa que a veces odio tanto…).
Todo empieza con un pequeño grupo en ‘facebook’ llamado ‘Pretty Little Liars, The bests!♥’ titulo de una serie.
Participo haciendo de Alison, la líder del grupo. Con mi prima, mi mejor amiga, y dos amigas de mi prima, Noelia y Lorena.
Mi personaje preferido a parte de Alison es Emily la cual Noelia representaba.
La historia de Alison y Emily en la serie es un poco compleja, por decirlo de alguna manera. Emily está enamorada de Alison, esta parece que le sigue el rollo pero no se sabe muy bien de qué rollo va puesto que es la ‘mala’ del grupo.
Me dispongo a subir tantas fotos como encuentro por internet sobre la serie para entablar algún tipo de relación entre todas las del grupo.
Puesto que Alison y Emily tienen un tipo de ‘relación especial’ en la serie, Noelia y yo ‘nos metemos en el papel’ y llevamos la relación hasta el grupo creado.
Me doy cuenta de que cada vez subo más y más fotos solo por Noelia, para ver lo que ella comenta y fundirnos en un amor creado por nuestros personajes, pero que comenzaba a crearse dentro de mi vida personal.
Bueno, las ilusiones empezaban a crearse solas a partir de esos personajes e inculcándose en mi vida.
Me sentía algo especial escribiendo esas frases dentro de nuestros personajes con Noelia.
Un día comenzamos a hablar por ‘facebook’, pero ya no como personajes, sino como nosotras mismas.
El ‘facebook’ nos llevó hasta el ‘msn’ y así empezamos a conocernos a fondo.
Supongo que estaba feliz, feliz de encontrar a alguien que me caía tan bien, que tenía tantas cosas en común conmigo y todo eso.
La felicidad me llevó a la ilusión de nuevo. Me di cuenta de que estaba conociendo a alguien por fin, a alguien que sentía que iba a ser parte de mi vida poco a poco, aunque seguía teniendo ese miedo que se invocaba dentro de mi, ese miedo que arrastraba desde que mi vida cambió tanto para mal. Desde que una parte de mi alma desapareció y acabé por dejar de mezclarme con la gente, con el mundo entero.
Estaba realmente contenta por todas las cosas que teníamos en común y que por fin podía compartir con alguien a quien también le interesara.
Hay algo en mí que despierta solo, cuando conozco a alguien después de sentirme tan sola durante mucho tiempo. Algo que me hace imaginarme un futuro con una persona que apenas conozco de una hora. Algo que me hace ilusionar sin motivos aparentes.
Ese algo que ama al amor.

La cuestión es que todo fue aumentando poco a poco, todo fue formándose sin frenos.
Hasta que me di cuenta de que había un sentimiento importante creciendo dentro de mí que a veces sentía fuerte y a veces parecía no ser nada.
Fuera lo que fuera sabía que estaba ahí, y no podía desaprovecharlo cuando de verdad valía la pena, y no como en los otros intentos en los cuales había fallado tanto.
Empecé a decirme a mi misma que mantuviera la esperanza de que ese sentimiento iba a ser lo suficientemente importante como para seguirlo.
No sé, en el fondo ha sido también difícil… lo está siendo.
Porque soy una persona que sí, dejo que la vida y el tiempo me traiga a alguien que me quiera, pero también me obsesiono muchísimo en buscarlo yo misma. En buscar a una persona que nada más verla sienta que es especial, una persona oscura, una persona la cual su vida sea dramática, interesante.
Y es ahora cuando me doy cuenta que lo que necesito no es drama o algo interesante, sino amor, alguien que me de calor y no frío como yo esperaba.
Aunque eso me sigue molestando mucho, la parte de mí que busca a alguien tan oscuro y no a alguien que simplemente me quiera. Pero intento seguir diciéndome día a día que esa no es la elección correcta, no al menos ahora que siento que esta persona es la que me corresponde, la que me puede hacer feliz siendo simplemente como es.
Creo que lo mejor es cuando aparece alguien a quien no te esperas, alguien en quien nunca te hubieras fijado pero que es la persona que puede hacerte feliz, que te está haciendo feliz cuando creías que eso iba a ser un imposible de por vida.

Pero sigo teniendo miedo, sobretodo por las noches que es cuando más se apodera de mí la negatividad.
De día estoy tan segura de lo que soy de lo que quiero… Amo la noche pero odio que me haga sentir tan mal a veces. Y por encima de todo odio no saber lo que quiero. No saber lo que es correcto.
Y hay otro miedo, el de no saber si va a salir bien.
Pienso que no he tenido realmente una pareja real en toda mi vida.
He tenido ‘rollos’ de pequeña, pero eso no cuenta, no cuenta para nada. Así que llevo 4 años de adolescencia sin tener alguien con quien compartir una historia de amor.
Mayoritariamente porque he estado encerrada en mi mundo, sufriendo conmigo misma. Con mi ser, con mis pensamientos, detestando al mundo entero.
Como 2 años he estado sufriendo encerrada en un agujero negro. Y ahora que miro hacia atrás, por fin veo que fue una locura pero que me alegro de haber salido. Porque juro que me veía muerta, o en un psiquiátrico. Había dibujado incluso mi tumba en un papel. Estaba aterrada, pero no por lo demás, aterrada por el camino en el que se estaba guiando mi vida.
De verdad sentía que por mucho que me imaginara el futuro con alguien, nunca se haría realidad. Y lo peor era eso, no era que solo lo pensaba, sino que lo sentía, y era horrible sentirme sola (por mucho que me guste la soledad y compartir mi vida conmigo misma).
Así que ella simplemente apareció sin esperármelo. Y pienso que es genial porque ha aparecido en el momento apropiado de mi vida. Cuando todo lo horrible ha desaparecido y solo quedan las secuelas, las cicatrices, las heridas que aún pueden abrirse pero que ella cierra con cada palabra que dirige hacia a mí que va directa a mi corazón.
Soy una persona que lo ve todo demasiado especial, lo más insignificante. Una persona obsesiva porque no estoy acostumbrada al amor verdadero, solo al que me proporciona mi cabeza.
No abrazo a la gente cuando es algo que tanto me encanta, solo por miedo a lo que puedan pensar. No digo a la cara lo que realmente quiero decir, lo que siento.
No miro a alguien a los ojos por inseguridad, por debilidad.
Otra de las muchas cosas que me dan miedo. Que mi debilidad y mi inseguridad hagan daño a la gente que quiero.
Que mis dudas se conviertan en un ‘no quiero’ para la otra persona. Y como siempre digo, no es que ‘no quiera’ es que ‘no puedo’, o lo que es peor, ‘creo que no puedo aunque en realidad puedo hacer/decir eso y mucho más’.
Tengo miedo a que acabe y ni siquiera le he dado tiempo a que empiece realmente.
Tengo miedo de que con el tiempo termine, como todo. De que la ilusión desaparezca, de que el amor se convierta en odio, de que la emoción sea solo un sentimiento más.
Realmente tengo miedo de que mis dudas puedan con mi amor.
Bueno, la cuestión es que solo la he visto dos veces y cada vez que la veo no quiero dejar que se vaya.
Tengo mensajes de una persona que siempre ha sido muy especial para mí, de una persona que consiguió que sintiera por ella algo tan especial que no consigo explicar. Mensajes que nunca he querido borrar, que quería que pertenecieran en mi móvil durante mucho tiempo.
Mensajes que ahora casi no me importa borrar para que quepan los de la persona especial que ocupa mi vida ahora.
Cosa que parece tonta pero que a mí me parece alucinante que venga de mí, cuando tanto conservo mis cosas.
Si, quiero compartir momentos de amor con ella, quiero abrazarla por un día entero, quiero averiguar lo que se siente besar a una persona de la que realmente estas enamorada. Besar a alguien al fin y al cabo después de tanto tiempo y de tantos besos falsos.
Y que estas frases vayan a acompañarme durante toda mi vida. Escritas ya a parte, guardadas en un papel y guardadas en una parte de mi corazón. Y pareciendo algo tan estúpido para otras personas, es tan increíble para mí…:
Noelia: “Adoro sonreír como una tonta con cada palabra tuya♥”
Yo: “Adoro que se me acelere el corazón cuando pienso en ti y en todo lo que me dices♥”
Noelia: “Adoro morir cada vez que me dices cualquier palabra, por insignificante que sea♥”
Yo: “Adoro sentir que no puedo mirarte a los ojos pero tampoco puedo quitarte la vista de encima♥”
Noelia: “Adoro sentirme tan feliz cada vez que hablo contigo♥”
Yo: “Adoro que hayas hecho realidad algo que creía muerto♥”
Noelia: “Adoro haber pasado de llorar cada día, deprimida, a llorar de felicidad gracias a ti♥”
Yo: “Adoro imaginarme que puedo ser tan feliz junto a ti…♥”
Noelia: “Adoro saber que sientes lo mismo♥”
Yo: “Adoro que hayas despertado mi alma con ilusión♥”
Noelia: “Adoro que me hagas sentir tantas cosas solo con abrazarme♥”
Yo: “Adoro que cada sms que recibo sea tuyo♥”
Noelia: “Adoro que solo estar junto a ti un rato, sintiéndote cerca, sea suficiente♥”
Yo: “Adoro que me quieras a pesar de no conocer todas las piedras de mi camino♥”
Noelia: “Adoro tener que decirte a cada minuto que te quiero♥”
Yo: “Adoro que en mi día a día haya un ‘te quiero’ tuyo♥”
Noelia: “Adoro no poder evitar imaginarme cosas a tu lado♥”
Yo: “Adoro irme a dormir – y mientras duermo, soñar contigo- y despertar contigo en mi mente♥”
Noelia: “Adoro no poder dejar de recordar tu voz, tu rostro y tus palabras cada segundo que pasa♥”
Yo: “Adoro tener este sentimiento que me atrae tanto hacia ti♥”
Noelia: “Adoro echarte de menos cuando estoy solo un minuto sin hablar contigo♥”
Yo: “~Y que por mis venas ya no corra sangre, sino tu amor…”
Sé que leeré estas frases cuando sea vieja, y sentiré, que el amor, sí existe incluso aunque lo creas perdido.
Que voy a conservarlas para siempre, sea como sea. Y que ya han ocupado otra parte de mi corazón.

La inseguridad me invade también cuando pienso que llevo 4 años de mi vida diciéndole a todo el mundo: “No, yo no voy a tener novio ni cosas de esas. ¡No tienes fe ni nada para que yo tenga de eso!” “No, no quiero compartir mi vida con nadie, estoy bien sola” “Alaaa, todo el mundo besándose, que asco de verdad” Y todas esas cosas que ahora pienso y me arrepiento bastante de haberlas dicho en su momento. Cosas que se pueden arreglar, que quiero hacer, pero sin miedo a ser juzgada por los demás al llevarme la contraria a mi misma.
Miedo a la repugnancia que me provoca hablar de sexo cuando supuestamente es algo tan… natural. Esa acción que se supone todo el mundo hace alguna vez en su vida, que tantas opiniones contiene… Como por ejemplo la mía propia. Que pienso que no me gusta mezclar el sexo con el amor. Que puedes compartir el amor con una persona sin tener que hacer… ‘eso’. Cosa que por otra parte también pienso que puede que si, puede que se mezcle, que cuando estas enamorada/o lo haces con tu pareja para… compartir algo más. Pero ante esos dos pensamientos, sigo teniendo esa molesta repugnancia que puede hacer que nunca esté con una persona que piense que el sexo, sí es amor.
Y eso es otra cosa que me echa para atrás a la hora de conocer a alguien más allá de la amistad.
Fantasmas que rondan día a día por mi cabeza, pero que desaparecen cuando pienso en ella.
Que vuelvo a repetir, solo la he visto dos veces. Dos veces que hemos estado sin poder mirarnos a los ojos pero que me he sentido tan feliz solo con tenerla cerca.
Cuando los nervios que se acumulan en mi estomago y no me dejan respirar se hacen tan presentes en mí que incluso a veces siento que estoy enamorándome de una persona que no está en mi cabeza, sino sobre esta tierra, al igual que yo.
Que por fin tengo algo con alguien y que no es imaginación mía.
Que solo espero que el tiempo pase y que me lleve hasta un esperado momento que nunca he vivido. ‘Yo, la persona especial, el sofá, una manta, y una película de amor.’
Vivo mis propios momentos con tanta pasión…
Escribo los textos con tanta euforia, con tanto sentimiento…
Siento que todo lo que pasa es especial. Que quiero escribir miles de textos que conlleven el amor que siento por ella. Textos que quiero que entienda que serán solo y exclusivamente por y para ella.
Necesito a una persona que realmente entienda lo importante que es para mí el arte de la literatura. El simple hecho de escribir, para mí es sumamente importante y especial.
El arte de escribir que me ha regalado la vida haciéndome nacer con este don que siento que tengo.
Y necesito que esa persona vea lo importante que es para mí.
No le enseño mis textos a nadie porque sé que nadie los va a entender, que nadie le va a dar la suficiente importancia, que solo van a decir ‘Ala, es super guay eh’. Detesto eso, detesto que la gente sea tan poco sentimental, que la gente sea inculta, que no sepa ponerse en el lugar de los demás, que no sepa apreciar la literatura. Así que, siempre mantendré la esperanza de encontrar a alguien que sepa apreciarla, porque sé que hay personas, pero las necesito en mi vida.
Hay tantas cosas que pienso o siento en un momento… Tantas otras que se me ocurren en otros minutos de mi vida… Voy a dejarlo aquí por hoy. Leeré esto miles de veces durante el resto de mi vida para entenderme a mi misma, porque realmente, escribo esto para mí… Así que solo quiero escribir una cosa más para que quede marcado: Gracias a mi misma por haber superado todo lo anterior, sigue haciéndote fuerte, ama y odia, pero no dejes escapar la oportunidad que por fin la vida, te está ofreciendo.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

El Diablo (segunda visión)

El Diablo rojo está usando ropa negra…

Sonríe indiferente a todas las miradas.
No habla, solo ataca, convirtiendo así la ciudad en un mar rojo.
Una muerte tras otra sin piedad…
Justicia, venganza...

El Diablo no es tan malo, está regalando algo; justicia, sufrimiento por todas las esquinas…
El Diablo ama a los humanos, los hace poderosos, seguros, y con ello, malvados.
El Diablo tortura a los hombres y posee a las mujeres…

El Diablo no es tan fuerte, es débil, tiene debilidades…
El Diablo sucumbe al mal como lo único en el mundo…

Besa mis manos, me invita a seguir sus pasos.
Dudo al principio, pero luego me convence hasta aceptar que mi alma está preparada y ahora pertenece al lado oscuro.

Sigo sus pasos, mato a personas, mujeres, hombres, niños… Incluso le dejo beber de mi alma… Hasta que acabo con él.

Envío una carta al infierno, muerte súbita…
Cuando el amor, se convierte en mi justicia.

El Diablo.

El Diablo…

Sangre y más sangre en mi nacimiento.
Frío… frio en mi piel helando mis huesos.
Sangre en mis labios, en mis colmillos… Saboreando el fuerte sabor entre mis labios acariciados por mi lengua.
Dejo que me cautive el poder de la maldad, solo tengo que dejarme llevar…

Sangra tu cuello… las rosas flotan en el rio rojo.
Mezclándose con tus lágrimas…
El veneno corre por tus venas…
El Diablo besa mi frente y me ordena que termine con esto.
El amor nubla mis sentidos…
Muerte, dolor, eternidad, soledad…

Agonizas y gritas que me aleje de ti. Gritas que te duele, que está matándote.
Me deslizo entre tu cuerpo, absorbo tu olor a vida…

Sangre y más sangre corriendo por tu cuello…
La sangre en tus venas sustituida ahora por sufrimiento…
Lágrimas congeladas por mi roce en tu piel.
El Diablo está amando su muerte tanto como yo.
El Diablo rojo está conmigo…
El Diablo soy yo.

viernes, 2 de diciembre de 2011


Deja de atraparme entre tus brazos, empújame lejos de ti, no permitas que siga jugando con tu alma.

Hazme daño. Corrómpeme y luego déjame caer desde lo más alto.

Bésame y luego muerde mis labios hasta que el sabor a hierro me provoque nauseas.

Posa mi corazón negro a merced de aquél cuervo y que a mordiscos acabe con el.

Hazme el amor una vez y deja mi cuerpo lleno de cicatrices.

Ódiame, abrázame, ahoga las palabras hirientes que salen de mi boca directas a ti.

Clava una flecha en mi espalda, sácala y vuélvela a clavar.

Regálame una rosa negra que contenga espinas.
Pincha cada una de las yemas de mis dedos que descansan sobre mi palma y luego pásalas por tu pecho dejando en el hecho mi sangre impregnada en tu piel.

Estreméceme con tu aliento cerca de mis labios cuando besarnos es lo más puro que tenemos.

Profundiza tu mirada a través de mí hasta llegar a mi ser y descubrir quien soy realmente.

Mátame con tu sonrisa haciendo que no pueda apartar la mirada de ti.

Enciérrame contigo y no dejes que desaparezca.

Por favor, vamos a amarnos por siempre…

lunes, 21 de noviembre de 2011


La vida me ofrece su alma y yo aunque agradecida, estoy tan perdida en torno a las decisiones...
Empeñada en que mi alma necesita a alguien especial, que me absorba en un sueño pleno de fantasía.
Sinto que soy tan afortunada por lo que la vida me entrega después de aquel grande suicidio que estuvo aputno de acabar conmigo físicamente.
Pero el miedo sigue ahí, amenazándome con no dejarme seguir adelante en mis decisiones, aturdiendo mis sentidos, rechazando al amor, rechazando a la felicidad...junto a alguien.
Porque la costumbre puede ser horrible, pero la costumbre a la soledad puede ser mucho peor.
Tal vez estaría bien ser ciega por un momento y poder fijarme solo en el interior, en la profundidad de la otra existencia sin importar el resto.
Siento que su alma es tan pura, que podría incluso calmar la mia.
Siento que debo, necesito que su vibración conecte con la mia y ver lo que sucede con el tiempo.
Sentirme querida, sentir el cariño que debe aliviar mi mente y dar calor a mi cuerpo.

Puede que lo merezca pero... ¿lo quiero? Esa es mi incertidumbre, ¿lo necesito?
Creo que no soy muy consciente de lo que es una relación amorosa con con otra persona, de lo que significa, de lo que conlleva...
Tal vez por eso no puedo pensar más allá del miedo, más allá del fracaso, del dolor...

Cuando las lágrimas invaden mi rostro, por el impotente sentimiento negativo que me invade casi sin dejarme respirar.

Soy de las que creen en 'las señales'.
Reclama mi atención mediante un mensaje de texto, justo cuando estoy escribiendo sobre ella, y me derrumbo emocionalmente sintiendo que 'esa casualidad' es como...una prueva, es la señal.
La señal de que... ¿realmente tengo que infundir mi vida en esa otra alma? ¿tengo que dejar que me proteja? ¿que colisionemos?

Tengo miedo, miedo a lo inesperado, a lo que no conozco, es cierto.
Y me pregunto, ¿cómo voy a romper ese 'cristal' si me dejo a mi misma arriesgarme?
-¡Dejaté llevar!- grito en mi interior. Pero duele tanto descubrir tu alma cuando a soportado tantos esfuerzos mantenerla a salvo.

¿Pueden entenderme las flores cuando digo que 'lo quiero' pero libremente?
¿Puede escuchar el sol cuando le doy las gracias por ese rayo de luz? por ese calor intenso...
¿Querrá entender la luna que en la oscuridad me siento tan protegida?
¿Podré algún día entender que sin amor, la vida nunca es completa?

Demonio que habitas en mi mente, deja de coser mis alas.
Águila, regálame pues las tuyas y permitemé volar eternamente, sin miedo a caer.

martes, 14 de junio de 2011


¿Quién puede hacer llorar a un Ángel?

Juro que mis palabras son puras cuando digo que Te Amo.

Lo juro ante los ojos del bien, y ante los ojos del mal juro que mataría por ti.

Quien solo fuera capaz de imaginar herirte, estaría muerto en segundos.

Verte llorar, dolida, es lo peor que mis ojos pueden ver. Y verte sonreír me eleva al cielo.

Siento las ansias de protegerte de todo, aunque a veces lo único que quiero es sentirme a salvo entre tus grandes alas.

Maldigo la inmortalidad por ser eterna, y la adoro a la vez, pues podré atar tu alma a la mia sin piedad, sin un fin.

He estado tanto tiempo esperándote, que olvido lo mucho que te echo de menos cuando no estas junto a mi, sino salvando almas.

Sería capaz de vender mi alma al mismisimo Demonio si así el sufrimiento desapareciera de tu vida.

Durante siglos no a existido nadie como tú. Que alimentas mis ganas de vivir con tan solo una mirada.

Si amarte es un pecado, mi existencia entera lo és.

Simplemente...no puedo evitar adorar toda la belleza que desprendes por cada poro de tu piel.

Tu luz propia me envuelve como el olor de una flor muerta.

¿Quién te ha herido esta vez?

Lo siento...por no haber podido evitarlo.

Las lágrimas invadiendo tus ojos, y hasta llorando eres tan tierna...

Pero ahora estoy aquí, a tu lado, cuidaré de ti.

Y susurrando mientras quedo hipnotizada por tu esencia...

¿Quién puede hacer llorar a un Ángel?

martes, 26 de abril de 2011


A veces pienso que la adolescencia es lo peor en el recorrido de mi vida, pero creo que empiezo a pensar que es la mejor época de esta vida. Me siento más libre, de alguna manera, sin tener que trabajar, ni pagar impuestos, ni cuidar a nadie, solo a mí. Vivir al límite, poner una canción de rock y sentir que puedo con todo, verlo todo como el fin del mundo y sonreír por todo. Pelear con mis padres y seguir de todas formas. Pensar solo en lo que estoy viviendo, disfrutar cada momento.

Hacer lo que quiera aunque me lo impidan, sentirme culpable pero tan bien a la vez cuando te escapas de casa y la adrenalina corre por tus venas como el alchol.

Pasar de la gente, vestir a tu manera y gritar por la calle si es lo que me apetece.

Besar a una amiga o a un amigo y no tener miedo de las consecuencias, enamorarte de 30 personas a la vez, esto es vida.

No sentirme atada por nadie, al no estar casada, atada a ninguna persona, solo...tus amigos.

Disfrutar con las películas de terror, imaginar que eres el dueño del mundo.

Papá y mamá, algún día tendré que hacerme mayor para dejar de vivir y obedecer a la sociedad, pero ahora...dejarme vivir que es lo que me toca. ¿Qué importa si de repente un día me encuentro en la cárcel, compartiendo celda con algún mal parido? será por poco tiempo, no será porque habré matado a nadie, soy joven, tal vez...porque he fumado, porque he saltado sobre unos cuantos coches, o porque he tirado una piedra a una casa abandonada, ¿no a sido siempre así en la adolescencia? Pues no impidáis que para mi no lo sea.

De verdad va a ser eso que todos llegamos a esta época, y sentirnos así... Adolescencia, bendita adolescencia.

Besa, ama, abraza, fuma, bebe, sal, escápate de casa, huye de los problemas, deprímete, grita, enfádate, perdona, vuélvete loco escuchando música, ten un ídolo, ve al cine a ver películas de terror, cambia de estilo mil veces, sé bipolar, golpea la puerta de tu habitación, convierte tu habitación en tu mundo, pasa de la gente o machácalos a todos, hazlo porque ahora es lo que importa. Vive este momento porque solo será por un tiempo, y es magnifico. Aunque te des cuenta tarde, pero hazlo, solo hazlo. Deja de ser un santo por el momento, ya te ocuparás de lo demás cuando seas mayor. Piénsalo, porque me he dado cuenta y es lo mejor.

Pensaba que todo eso era algo loco y que yo era diferente, pero no... es simplemente la adolescencia, y el que lo niegue...espero que algún día se de cuenta. Y el que no quiera vivirlo así...seguramente se arrepentirá después.

Al principio era algo nuevo y tuve que ir acostumbrándome. Antes solo era, dolor, dolor y dolor... Hasta que entendí a esta época que en realidad..es rara. Ahora, dos años más y...la seguridad está dentro de mi, al menos un poco, antes estaba...mucho más perdida en esto.

Ahora...no quiero que acabe nunca.

TODO DA IGUAL por el momento, estoy en la adolescencia, eso es lo que me importa. Es el momento, lo estoy amando, estoy volviéndome loca, pero los sentimientos son...oh my god.. ¿sabes? HAZLO.

miércoles, 6 de abril de 2011


He leído que el amor es eterno, pero también que siempre se acaba. Y en este caso... voy a quedarme con que es Eterno. Porque he amado siempre su existencia y espero seguir amándola para siempre.

Se me hace tan difícil entender cómo una persona puede volverse loca y llegar a enamorarse hasta el punto de que cuesta respirar, por una persona que ni siquiera sabe que existes.

¿Cómo hacer para no amar su sonrisa, sus ojos, sus labios, cada pelo de sus pestañas, sus cabellos, sus manos, su piel...? Sus gestos, su manera de andar, su risa, su felicidad, su tristeza, su manera de bailar, su locura, su dulzura, sus tormentos, sus momentos buenos, sus momentos malos, sus miradas, sus llantos...Su Vida Entera. ¿Cómo no hacerlo? No me importa, porque no quiero jamás dejar de amar su grande existencia,

Darle las gracias por sobrevivir a lo imposible, levantar el mundo y seguir adelante, volverse loca y hacer lo peor, amar lo que no es bueno, morir y resurgir tan fuerte... Darle las gracias por eso y mucho más, se me hace pequeño al lado de todo lo sucedido en su vida.

Si tan solo pudiera darle un abrazo... mi vida se haría el fin del mundo en ese instante.

Pensar que solo es una persona más en este mundo me cuesta muchísimo después de ver todo su camino en la vida tan extrañamente especial.

Todo el mundo tiene derecho a ser persona, a ser amado, a tener oportunidades y sobretodo a ser respetado. ¿Por qué no aprenderlo de una vez?

Ni siquiera voy a intentar eso de pedir a la humanidad que deje de ser tan estúpida, defenderé a este amor que tengo porque nunca me a echo daño con ninguno de sus hechos. Sé cual es mi papel en este mundo, y es el de vivir por ella parezca una locura o no. Entiéndalo quien quiera.

¿Por qué no defenderla si me hace feliz el tan solo hecho de verla en una foto, o de escuchar su voz?

Si pongo un video de ella y antes de que empiece ya estoy mordiéndome las uñas, como una niña de 6 años cuando va a recibir los regalos de navidad. Claro que luego cuando estoy viéndolo es peor, los nervios recorren mi cuerpo y mi estomago se contrae al máximo. Mi mente se pone en blanco y el mundo desaparece a mi alrededor para envolverme en unos minutos de felicidad continua y sin sufrimiento.

Lo mucho que siento por ella a veces me asusta. Pienso... '¿Puede ser tanto esto para volverme loca?' El ser humano es increíble e inexplicable, así que... ¿Cómo explicar todo lo que siento por su existencia?

Que todas las veces que lloro de felicidad sea simplemente por este amor, locamente desquiciado pero tan poderoso...

Sonreír es inevitable para mi cuando la veo, ya sea en un video...o en una simple foto. Y que las lagrimas se derramen por mi rostro cuando veo algún video nuevo de ella...con sus perfectos gestos, su perfecta mirada, sus perfectos movimientos al bailar..., las lagrimas son la señal de que estoy realmente enamorada, y eso me hace feliz.

Bueno, ¿Qué más pedir si a luchado contra todo y contra todos y sigue viva?

Si la amaba de pequeña, es imposible no amarla ahora que me doy más cuenta de lo que realmente significa esta persona en mi vida, que a estado desde mis 4 o 5 años, y sin ella saberlo me a salvado de todo y me a echo sonreír todos los minutos de mi vida en que he fijado mi oído o mi vista en ella.

Es grandioso lo fácil que es complacer mi alma deprimente cuando mi existencia está centrada en ella. Es grandioso, increíble e inimaginable, pero cierto.

No sé que más podría decir para describir lo que siento sobre una persona tan importante para mi. Que nunca me a echo daño, que a pesar de todo lo que a echo, en mi corazón, jamás y cuando digo jamás es JAMÁS me a fallado.

Si Amarla fuera el único sentimiento de mi vida, sería la persona más feliz en este mundo, de eso estoy segura.

¿Qué más decir? A parte de que la Amo, la amo, la amo, y la amo. Y que adoro toda su vida, y su pequeña sonrisa que nunca se cansa de mostrar en sus videos o en publico. Verle sonreir es fascinante, claro que verla llorar...me resulta bastante duro.

Me encantaría tanto poder agradecerle todo, y ser alguien en su vida.

No me había dado cuenta de que mi amor perfecto, es ella.

Y sobretodo, que le doy mi apoyo incondicional aunque no sepa que lo tiene, y que voy a defenderla hasta la eternidad.

Mi amor, mi vida, mi princesa del pop, mi estrella, mi ídolo; Britney Spears.


domingo, 20 de marzo de 2011

Arnex nos había jugado una mala pasa.

Salimos del Gothic Blood, y caminamos hasta el cementerio que soliamos vistar de vez en cuando por Karen. Un cementerio algo extraño, viejo y macabro. La mitad de las lápidas estaban 'undidas' en la tierra, y las flores sobre las tumbas estaban podridas, había un olor a mugre espantoso.

Arnex nos había dicho que tenía una sorpresa para Karen y para mi, así que todo el camino al cementerio había resultado pesado por las númerosas preguntas hacia a Arnex, y la intriga no resuelta.

Llegamos a nuestro destino. Como de costumbre, el olor a mugre envolvía nuestras fosas nasales como una capa de niebla tapando al sol. En realidad, ya estabamos acostumbrados. Por lo menos no teníamos la necesidad de andar por allí con la mano en la nariz para evitar olerlo.

Karen y Yo estabamos nerviosas, muy nerviosas. Demasiado para lo que nos imaginabamos que podíamos encontrar en un...cementerio.

Arnex jugaba con nuestros nervios usando su risa a su antojo. Arnex era geniál, increíblemente geniál, y hacía muchissimo tiempo que no nos hacía ninguna sorpresa, así que estabamos excitadas.

Esperabamos que nos dijiera qué demonios debiamos hacer, cuando se colocó detrás nuestro y comenzó a vendarnos los ojos con un trapo de seda. Olía a el, al adorable 'perfume' que salía de sus poros, olía a libertad.

Karen preguntó qué iba a hacernos, pero nadie en la oscuridad de nuestras pupilas contestó a esa pregunta en mucho tiempo.

Estuvimos esperando diez minutos, veinte, treinta. No se oía nada ni a nadie. Empezamos a preocuparnos.

- ¿Jessica? - preguntó Karen casi en un susurro.

- Karen, creo que estamos solas... - contesté algo asustada.

Moví mi mano para buscar la de Karen, y al rozarla me exasperé. Tenía las manos heladas, como las mias. Era lógico porque el frio de la noche de Otoño estaba congelando nuestras pieles.

Me quité ese trapo de seda de los ojos , y luego ayudé a Karen. Observamos a nuestro alrededor, donde nos encontrabamos solas en medio de un montón de lapidas. Geniál, Arnex nos había dejado solas. Y no era precisamente el tipo de broma con el que te ries sin parar, era lo peor que podía haber elegido.

Karen había cojido un mosqueo de narices por culpa de Arnex, y yo tenía que tragarmelo. Intenté relajarla, y le propuse un plan. Que viniera a casa a pasar el resto de la noche. Ya que mis padres habían decidido ir a pasar el fin de semana a un hotel en nosé dónde, era la mejor idea que había tenido en todo el día.

Además, sabia que en cuanto llegara a su casa, empezaría a comerse la cabeza pensando en algún tipo de venganza para Arnex, y yo prefería esperar al día siguiente, seguro que Arnex nos daría una explicación de aquella 'broma'. Así que acabé convenciéndola de que viniera.

Ahora estabamos muchissimo más lejos de mi casa. Hicimos autostop, y conseguimos que un hombre borracho nos llevara en su coche.

Entramos a mi habitación, en la casa había un silencio absoluto, ni la radio de mi madre, ni la tele del comedor encendida y mi padre dormido en el sofá.

Nos quitamos las chaquetas. Karen parecía estar algo fuera de lo normal, como...exausta. Así que hice que se sentara en la silla de mi escritorio, y empecé a 'desnudarla'. Tenía la mirada perdida. Le desabroché los cordones y le quité las botas rojas de cuero que tanto me gustaban. Cuando posé mis manos sobre su muslo desnudo para quitarle los calcetines largos a rayas negras y lilas , puesto que esa noche llevaba falda, Karen dirigió la mirada hacia mi.

Me encontré con sus ojos unos segundos, y volví a centrarme en sus calcetines largos. Su piel era suave y delicada, como el trapo de seda que Arnex había utilizado minutos antes para vendarnos los ojos.

Bajé el calcetín hasta su tobillo y lo estiré para sacarlo del pie. Luego, proseguí con el otro. Pero cuando Karen agarró mi mano con tanta delicadez, frené. Comenzó a jugar con mis dedos como una niña pequeña. Hasta que se levantó de la silla, y me puso de pie agarrándome de la mano y arrastrándome hacia arriba.

Dirigí de nuevo mi mirada hacia sus ojos, no mostraban absolutamente nada, pero penetraban en los mios como dos estacas. Dejó derramar una lagrima de repente. Y sentí tanta ternura...que comencé a dejarme llevar. No sabía lo que estaba haciendo, pero estaba acercándome a ella y no había nadie que impidiera que eso fuera marcha atrás. Nuestras manos seguían únidas, acariciabamos nuestra piel como si fuera oro. Coloqué mi otra mano sobre su rostro entristecido, y la pena con la pasión inundaron mi cuerpo al instante. Acerqué mis labios a los suyos despacio, y por fin...nos fundimos en aquél beso durante unos instantes en los que sentí algo inexplicable que jamás había sentido.

Cuando el cerebro de Karen volvió a prenderse, la ternura empezó a mezclarse con la lujuria y a los dos segundos estabamos desnudandonos para acabr con esa noche tan extraña que había comenzado a ser. En esos momentos... mi cama fue el septimo cielo en el mundo, y nuestros cuerpos ardieron como el infierno.

Hay algo aún más extraño... Al día siguiente, nos despertamos sobre una de las tumbas del cementerio donde Arnex nos había abandonado, bajo la Luna.

sábado, 26 de febrero de 2011


Cuando le pedí que se casara conmigo, sentí una excitación tan grande, que pude saber en un segundo lo que quería. Estar junto a ella, siempre, apoyarla en todo y amarla hasta morir.

Los nervios que provocaban ese cosquilleo en mi estomago dominaban mis músculos y casi no podía controlar mi cuerpo.

Sonreíamos como dos niñas de siete años. En realidad...no éramos tan mayores. Yo tenía dieciocho años y ella uno menos.

Estábamos en una habitación de hospital. Ella en cama, enferma, del riñón. Sin fuerzas, queriendo morir. Me pedía que la dejara morir, eso era una opción, pero yo no entraba en ella. Estaba decidida a tener fuerza por las dos.

Sus padres me odiaban. Me odiaban por amar a su hija. Amar no es malo, pero éramos dos mujeres, ese era el único problema.

No me importaba tener que cuidar de una enferma toda la vida, en ese momento...era mi deber. Egoístamente, no iba a estar de acuerdo con ella nunca en que quisiera morir. Aunque me pusiera en su lugar, y pensara lo horriblemente que lo debía de pasar cada vez que vomitaba, o cada vez que se sentía infinitamente débil, me daba una pena horrorosa verla así, pero sonreía siempre al pensar que estaba a mi lado.

Había estado pensando mucho en ella, en su riñón enfermo, en sus padres, en mi madre, incluso en mi. Y estaba definitivamente decidida a donarle un riñón. Si, lo estaba, y nadie podría hacerme cambiar de opinión, jamás había estado tan segura de nada en la vida.

Solo había un problema... no éramos compatibles.

Me daba igual, no importaba, no iba a rendirme, estaba acostumbrada a que las cosas fueran difíciles, así que allí estaba yo, dejando mi vida a un lado para salvar la de otra persona.

Poco tiempo después...uno de los médicos encontró una solución, un cruce de órganos.

No iba a poder donarle el riñón a Sol, iba a donárselo a otra persona, y la pareja de ésa persona, se lo donaría a Sol.

Bueno, estaba dispuesta, 'Solo...decidme lo que tengo que hacer'. Dije sonriendo a la vida.

Así que se lo expliqué a Sol, y la vi feliz después de tanto tiempo. Ella iba a dejar de ser una enferma, y yo iba a dejar de sufrir por ella.

Al final...todo acabó saliendo perfecto.

No más tratamientos, no más momentos aguantándole la cabeza cuando vomitara, no más ruegos de suicidios, y no más llantos. Todo iba a acabar, todo...menos el odio de sus padres hacia a mi. Pero...los que se quieren, son indestructibles. Esa era la mayor verdad de todas.

domingo, 20 de febrero de 2011


En realidad, creo que la culpa es mía. Porque vivo en un mundo donde no está mi cuerpo sino mi mente. En mi imaginación.
Por eso me desmorono cuando algo no va bien. Cuando algo no es como a mi me gustaría, o cuando pierdo en uno de los retos que me hace sufrir la vida. Y siento impotencia, rabia, y perdición.
Porque odio que le llamen vida a una cosa que en verdad..No lo es.
Me he dejado llevar por otra realidad que no es en la que los demás viven.
Y ahora... no se vivir en otra realidad que no sea la de mi mente.
Me alegro al menos de que poco a poco voy descubriendo el por qué de mis sentimientos y pensamientos... Supongo que eso me hace no estar tan perdida en algún momento. Pero... el mundo sigue siendo horrible.





sábado, 1 de enero de 2011


Te amaré porque fuiste mi primer drama en el amor.

Amaré a la mujer que hizo que dentro de mi despertaran unos sentimientos que no conocía. Quizás también a la que me hizo sufrir. A la que me hizo cambiar.

Puede que fuera para bien o para mal. Pero simplemente no pude evitarlo.

Gracias por desaparecer. O...por qué lo hiciste? No sé que sentír. No sé si sigo amandoté. O si las veces que te odié sirvieron para algo. Todavia sigo odiandoté en alguna ocasión. No sé el por qué de nada. Dime Tú... Me amaste alguna vez? Lo dudo.

Mi mente se vuelve confusa cuando pienso en qué sentiste. En qué pensaste.

Podré dejar de sentír sentimientos extraños cuando pienso en Ti..alguna vez? Menuda estúpida... Cobarde y embuelta en una locura dramática.

Seguidores

Reloj digital.