martes, 31 de enero de 2012

Enamorándonos...

Besa mi cuello y no mis labios.
Escucha los latidos de mi corazón.
Susurra en mi oído lo que solo tú sabes que me hace estremecer.
Pon una mano en mi pecho y siente como mi alma se entrega a ti en cada caricia.

No quiero más drama, solo tus labios jugando dulcemente con los míos.
Así que lloremos por última vez, y vamos a abrazarnos durante toda la noche, mientras así, le gritamos a la luna llena, lo mucho que nos queremos.

Convierte las rosas negras que nos envuelven en rosas rojas, y arrebata cada una de las espinas para que no haya más dolor.
Tu saliva curará las heridas de mis labios cuando me beses. Y cuando yo acaricie tu espalda, cicatrizaré tus cortes con las yemas de mis dedos.
Finalmente, cuando mi alma despierte del todo, el veneno del amor se esparcirá por mis venas, y tu corazón volverá a latir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.