martes, 26 de octubre de 2010


Estaba enfermando por culpa de mis pensamientos, que sin remediarlo, se apoderaban de mí día a día.

Quería volver a encontrarme con esa alma que hacia que me sintiera especial, diferente, como nunca nadie pudiera sentirse.

Siempre había estado sentada delante de un ordenador creyendo que era feliz. Quizás si lo era, o así lo creía…Pero todos me decían lo contrario.

Casi no recordaba mi vida pasada. Era como si hubiera estado en este agujero negro toda la vida. Y a cada segundo mis pensamientos cambiaban, aunque siempre volvían a hundirse en una pesadilla.

No había ni un solo día en que mi mirada no se centrara en la cinta roja que había dejado en mis manos una persona que pareció no existir nunca y que recordaba todos los días sin dejarme descansar en mi propia tumba.

Ponía dos dedos sobre mi cuello para sentir los latidos de mi corazón, pensaba que de alguna manera así podía inspirarme en mis textos tormentosos y dramáticos, pero creo que nunca funcionaba. A veces quería que en lo que escribía hubiera algo más que dolor o drama, pero por aquel momento…me parecía una cosa inimaginable. En cualquier caso tampoco quería escribir frases felices sin sentido mintiéndome a mi misma.

Ya no sabía si Yo era así o Yo misma estaba provocando todo ese tornado dentro de mí. Solo conseguía ser realmente feliz con “mis cosas”, en mi mundo, sin ninguna presión ni obligación ni nadie que irrumpiera en mí. Escuchando música que era con lo único que parecía poder relajarme y llegar al séptimo cielo…Y odiaba que nadie lograra entender eso. Nadie entendía absolutamente nada sobre mis sentimientos, sobre mis pensamientos, sobre mi ALMA, que solo lograba sentirse libre y tranquila cuando no estaba rodeada de mas almas.

Realmente necesitaba encerrarme en mi habitación y que existiéramos solo Mi Mundo y Yo. Me hacia sentir impotencia que la gente no viera que yo era diferente a los demás. Que yo no necesitaba estar junto a otras personas, que no necesitaba estar en la calle, por mucho que el aire fuera bueno para alguien. Que no soportaba estar a las órdenes de nadie, y que no podía ser como los demás. Simplemente…no podía. No me sentía normal, ni quería serlo. Estaba harta de que no entendieran como era ni lo que necesitaba, ni que lo que hacia era solo por complacer mis sentimientos y que mi ALMA sintiera felicidad. Yo solo era una esclava para mi ALMA, y no podía serlo para nadie más.

Lloraba cada día y me rompía a cada paso que daba. Pero eso solo me importaba a mí. A veces pensaba que el dolor me gustaba y a veces que no podía aguantarlo más. Era como la canción de Rihanna; Just gonna stand there and watch me burn, Well that’s alright because i like the way it hurts. (Solo voy a quedarme ahí y verme llorar, Pero esta bien porque me gusta como duele.)

Y a veces pensaba que la gente no me dejaba hacer lo que era necesario para mí, por el simple hecho de que no me entendían. Esto podia ser Como una cancion de un grupo; Stop there and let me correct it, I wanna live a life from a new perspective. (Detente ahí, déjame corregirlo, Quiero vivir mi vida desde una nueva perspectiva.)

Todo dentro de mí, parecía provocado por el Diablo.

Tenía la suerte de que había vuelto a enamorarme de una de las personas de mi mundo. Así que era más feliz, y cuando me sentía enjaulada e impotente la mayoría de las veces conseguía salir y respirar.

Todas las mujeres a las que amaba y las cuales me tenían obsesionada, todas de “mi mundo” por supuesto. Pero mujeres que verdaderamente existían en el mundo real. Britney Spears, por ejemplo, había estado dentro de mi toda mi vida. Era una fuente de inspiración a lo grande. La gran estrella de mi mundo. Una de las tantas que se posaban en mi cielo.

Me encantaba ser como era en el sentido de que conseguía tener cosas a las que aferrarme después de todo. Me era fascinante.

Estaba deseando que algún día pudiera celebrar la noche de Halloween con rostros pálidos como Yo, que sintieran lo especial que es.

Al fin y al cabo…vivo con la esperanza de que Dios me creo para algo, supongo que algún día descubriré el por que.

Seguidores

Reloj digital.