viernes, 5 de febrero de 2010



Veo la lluvia caer por la ventana...y pienso...que nunca va a parar...que va a inundar la ciudad... Y siento que comienzo a sangrar...y que la herida que ella estaba a punto de cerrar se abre.
Y entonces me viene a la mente su rostro...su cabello...sus manos...sus ojos...sus labios...su piel...su cuello...y...al recordar su cuello...siento un escalofrío.
Yo...no vivo por existir...sino por ella...vivo porque ella vive...sonrió porque ella sonríe...respiro porque ella lo hace...aunque cuando la tengo cerca me es difícil hacerlo...
Y entonces recuerdo su mano en mi pecho...y cuando yo me agitaba e intentaba respirar más lento...intentaba controlar los latidos de mi corazón para no quedarme helada... Pero su mano roza mi piel...y me quedo quieta unos segundos...y pienso que me gustaría que fuera para siempre. Pero el reloj...marca la hora de irse...llegó la hora de marcharse...y dejo de sonreír...dejo de soñar...y dejo de respirar, simplemente porque ella se ha ido...
Si recuerdo esto...seguramente es porque la quiero.
Y por fin deja de llover...y yo...dejo de sangrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.