martes, 1 de diciembre de 2009

En ese momento que estaba a mi lado, sus ojos se clavaron en los míos como las espinas de una rosa. Fue en esos segundos cuando me di cuenta de que realmente estaba "enamorada" de Ella. Ese momento en el que se me quedó la mente en blanco y solo deseaba quedarme así toda la eternidad. Quizás no debería ponerme mal por Ella, quizás no debería "amarla". Solo inconscientemente la pienso, sin querer la amé, y conocerla quise. Y son sentimientos con los que vivo cada día, son como rayos de sol quemando mi piel en un caloroso día de verano. Pero Ella me devolvió la vida, y a la vez me la destrozó y mi alma oscureció. Difícil me parece dejar de quererla y imposible se me hace olvidarla.
Cuando la veo…mi mente perturbada enloquece…

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.