miércoles, 7 de diciembre de 2011

El Diablo.

El Diablo…

Sangre y más sangre en mi nacimiento.
Frío… frio en mi piel helando mis huesos.
Sangre en mis labios, en mis colmillos… Saboreando el fuerte sabor entre mis labios acariciados por mi lengua.
Dejo que me cautive el poder de la maldad, solo tengo que dejarme llevar…

Sangra tu cuello… las rosas flotan en el rio rojo.
Mezclándose con tus lágrimas…
El veneno corre por tus venas…
El Diablo besa mi frente y me ordena que termine con esto.
El amor nubla mis sentidos…
Muerte, dolor, eternidad, soledad…

Agonizas y gritas que me aleje de ti. Gritas que te duele, que está matándote.
Me deslizo entre tu cuerpo, absorbo tu olor a vida…

Sangre y más sangre corriendo por tu cuello…
La sangre en tus venas sustituida ahora por sufrimiento…
Lágrimas congeladas por mi roce en tu piel.
El Diablo está amando su muerte tanto como yo.
El Diablo rojo está conmigo…
El Diablo soy yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.