sábado, 23 de enero de 2010


En el bosque, al lado de las tinieblas...lloro en silencio...y ahogo mis gritos, gritos desolados que sin rumbo se pierden hallando un sitio en el que encontrarse, gritos que con el eco consiguen que empiece a sangrar, la sangre cae por mi boca acariciando mis colmillos, haciéndolos más radiantes, y mi lengua navega entre esa marea sangrienta de color rojo pasión que acaba paseándose por mis senos...Al limpiarlos siento una pequeña excitación como nunca la había sentido antes…una excitación diferente a las demás…esa excitación que nadie jamás la puede llegar a experimentar…
Me levanto irrefrenable por el dolor que me siguen causando mis propios gritos, y caigo al convulsionarme…
Aun me pregunto cuando dejaré de sangrar…
Tendida en el suelo con la sangre rodeando mi cuerpo…me recojo los cabellos mojados poniéndolos en mi hombro…y noto la humedad…la humedad del suelo contra mi, de haber…llovido durante unos segundos…noto el frio sobre mi piel…y me encojo cogiendo mis rodillas ahora bañadas por el color verde que destiñeron las plantas… ese frio se apodera de mi y empiezo a temblar…a temblar desesperadamente intentando parar…La poca sangre que queda dentro de mi…recorre mis venas verdes azuladas, y en un desmayo…duermo hasta la eternidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Reloj digital.